Consejos para diseñar un espacio pequeño

«¡Todo problema tiene su solución! Un dicho que se aplica perfectamente a la disposición de espacios pequeños. Descubra nuestros consejos para ahorrar espacio sin derribar todas las paredes.

No es fácil habilitar espacios pequeños. Cuando tienes 15 o 20 m2, se te acaban rápidamente las ideas para aprovechar tu casa, sobre todo cuando ves que tu cama ocupa tres cuartas partes de la habitación. Sin embargo, debes saber que existen consejos de almacenamiento y distribución que combinan estilo, practicidad y funcionalidad.

Como seres humanos exigentes, lo queremos todo: nuestro pastel y comerlo también. Vivimos en una habitación de 15 m2 y queremos una cocina funcional, un sofá y una cama, incluso un vestidor. Por primera vez en nuestra vida queremos pasar de la XS a la XXL. Y por mucho que empujemos los muros, no lo conseguiremos. Pero debes saber que para estas pequeñas propiedades, hay grandes ideas para no sentirse demasiado apretado. Pisos pequeños, cuartos de servicio, studettes, alojamientos para cuidadores, ¡también tú tienes derecho a una distribución óptima en la que se pueda vivir!

El muro vivo

¿Qué es un muro vivo? Son paredes que integran funciones para ahorrar espacio: ducha, cocina, almacenamiento, armarios, etc. Gracias a esta técnica, puedes agrupar elementos que ocupan espacio.

Algunos ejemplos:

  • Un cabecero también se convierte en una librería o un armario en los laterales
  • El tabique de su ducha revela un vestidor al otro lado
  • Se crea un escritorio en una pared para ocultar la parte nocturna de la habitación

Aportar luz

Es importante abrir su interior para permitir una mejor difusión de la luz, lo que dará la sensación de un espacio más grande, señala la empresa Mimo Reformas. Por ello, hay que jugar con la transparencia de los tabiques gracias a las paredes de cristal o con tabiques de tipo bajo, lo que permite diferenciar las zonas de estar (dormitorio, vestidor/oficina y baño) sin cerrarlas completamente.

También debes mantener las ventanas lo más despejadas posible y colocar las cortinas en la pared y no en la ventana.

Por último, crea varios ambientes de iluminación diferentes: un rincón de noche con una lámpara y un aplique sobre la cama (¡también ahorra espacio!), un salón con una lámpara colgante, etc. La idea es diferenciar/participar los espacios mediante el juego de luces.

Revestimientos de suelos y paredes

Colocar el suelo correctamente puede ser muy útil en un espacio reducido. En efecto, las tablas de su parquet, dependiendo de su posición en el suelo (anchura o longitud) harán que su habitación parezca más grande. Su interior parecerá estirarse. Un consejo más: coloca una alfombra en el suelo a lo largo para que tu salón parezca más profundo.

En la pared, no dudes en utilizar rayas de pintura o papel pintado con rayas. Darán altura al techo. O pintar sólo una pared de un color para darle profundidad.

Elección de colores

Una vez más, existen técnicas inteligentes para dotar a tu interior de unos cuantos metros cuadrados más (en sentido figurado, claro). Favorece los colores oscuros en el suelo y en la parte inferior de las barandillas y los colores claros en la parte superior. Debes favorecer los colores claros, tonos de blanco, gris, beige…

No dude en crear «zooning», es decir, pequeñas esquinas delimitadas por la pintura. Por ejemplo, pintar el ancho de un escritorio si está colocado contra una pared, el ancho de la cama para crear un cabecero, la entrada para dar una impresión de grandeza en la habitación principal…

Muebles modulares

Tan ingenioso que ahorra espacio. Los muebles modulares pueden ser retráctiles, transformables, extensibles, compactos, plegables… (ejemplo: una cama o una mesa plegable en la pared). Por ello, es muy recomendable recurrir a los servicios de un diseñador de interiores para diseñar sus espacios pequeños. Podrá diseñar sus muebles según sus necesidades.

Muebles bajos

Favorecer los muebles bajos para dar altura bajo la cresta, es un efecto óptico eficaz para los espacios pequeños. Ejemplo: tabiques bajos, unidades de almacenamiento de carpintería que se superponen creando espacios llenos y vacíos.

La cama del entresuelo

Para ahorrar espacio en un estudio, la cama de altillo sigue siendo la mejor opción. Esta cama elevada le permite mantener una superficie libre en el suelo y crear un espacio adaptado a sus necesidades debajo, como un despacho, un salón, una cocina, una biblioteca…

Aprovechamos para crear un verdadero espacio capullo: pequeñas estanterías al fondo, un juego de ropa de cama de colores o dos pequeñas luces de lectura.

El espejo

Simple y eficaz, colocado correctamente, dará la ilusión de una habitación más grande y aportará luz.

Lo mejor es colocarlo de cara a la luz del día o al fondo de la entrada.

Despejar y ocultar

En los espacios reducidos, la acumulación de objetos puede convertirse rápidamente en un desorden. Así que piensa en ocultar tus equipos de alta tecnología y no acumular demasiados objetos decorativos.

Busca cajas o cestas para mantener el desorden organizado.